sábado, 4 de abril de 2009

ESPAÑOLA DESATA PELOTERA CON ARTÍCULO SOBRE PELOLÁIS CHILENAS

¿Quieres ser "peloláis"? Esa es la pregunta que titula un artículo publicado el martes por el diario "El Mundo" de España.
La interrogante desató la polémica entre españoles y chilenos, que discuten desde hace tres días sobre clasismo y racismo
en el blog de la autora en el periódico.

"Rubias, altas, delgadas y con el pelo liso, liso, muy liso...", parte definiendo la periodista Yasmina Jiménez al grupo de adolescentes que inspiró su crónica, la que hasta ahora ha generado casi un centenar de comentarios. Algunos ejemplos: Sara, chilena, dice que "debo admitir que Chile es un país clasista. Pero bueno, todos los países tienen problemas de este estilo; nosotros el clasismo, ustedes allá con el racismo (y que lo viví)"; Niobe afirma que "yo estuve en Chile, y nunca he visto mayor violencia implícita de las clases superiores hacia las inferiores, ni una sociedad más triste y limitada".

Mientras eso ocurre en Internet, Yasmina sigue recorriendo Chile en busca de historias que contar, consciente de la pelotera que causo su relato. "Algunos chilenos me han hecho saber su enojo, pero no pasa nada. Cuando en España hablo de lo racistas que somos también se enojan mis compatriotas... Ya te digo, que esto es lo de siempre", dice la reportera, que llevá más de un mes en el país y vio por primera vez a las peloláis en un mall.

"Escuché hablar de este grupo en Santiago, San Felipe y La Serena. Me pareció curioso e indagué en sus sitios web para citarlos en el texto. Pero lo más sorprendente es el clasismo que encierran. Todos los chilenos con los que he conversado coinciden en que aquí se dividen las playas, los barrios, los colegios, e incluso la salud por sector social. También me sorprende que se genere revuelo por este artículo, porque cuando he hablado de proyectos como el de Endesa en la Patagonia no hay repercusión. ¿Sólo nos alteramos cuándo criticamos a los ricos?", reflexiona la española desde Valparaíso.

Costumbre europea

Para la socióloga Alicia Pincheira, este tipo de columnas responde a la mala costumbre europea de ver a los americanos como bichos raros. "Tienen el viejo hábito de estudiar a los países del nuevo mundo desde que Cristóbal Colón pisó América. Las peloláis no nos reflejan totalmente, aunque hay aspectos de nuestra idiosincrasia en ellas, pero no hay que exagerar", dice la especialista.

Para el periodista Óscar Contardo, autor del libro "Siútico", es normal que los españoles se sorprendan. "En España saben mucho de racismo, lo que pasa es que allá la discriminación se da hacia grupos minoritarios, llegan acá y ven que la discriminación se genera hacia la mayoría mestiza, lo que por cierto no deja ser llamativo. Por eso, es comprensible que se espanten con las llamadas peloláis, que sólo confirman la diferenciación de clases y cuyos blogs son de un racismo recalcitrante", concluye.

"Pues yo soy morena de pelo rizado (...) Me olvidaré de visitar Chile , no sea que me expulsen por no cumplir sus requisitos estéticos, jajajá. (Comentario en el blog).



Paula, ícono láis
Una chica estigmatizada

"Ah no, yo eso lo borré y chao", cuenta Paula Echeverría, peloláis que, según ella, nunca lo fue, pero que por aparecer en una nota sobre la tribu quedó estigmatizada como tal. "Nunca me sentí peloláis. La gente empezó a hablar de esto sólo porque teníamos un fotolog y otras niñas subían fotos", explica la ex moderadora del fotolog Laisondulais.

Igual no le gustan las críticas desde fuera de Chile: "Qué lata eso. Se supone que era algo que pasaba en nuestro territorio no más y que no era para tanto". Ahora, Paula cree que pagó caro su figuración como ícono "lais": "Tuvimos que cambiar el teléfono de mi casa varias veces. Y los que saben del fotolog aún me molestan. Ah, tú te creís peloláis, me dicen".


El blog de la discordia
"¿Quieres ser peloláis?"


"Rubias, altas, delgadas y con el pelo liso, liso, muy liso... Requisitos indispensables para formar parte de la nueva tribu urbana chilena conocida como 'pelolais'. No te emociones, si de verdad quieres ser 'pelolais', necesitas algo más que una melena clara, larga, lisa y suave. ¡Toma nota!

Estas adolescentes, anteriormente conocidas como 'cuicas' (pijas en el vocabulario chileno), reconocen sin pudor que no basta con ser extra-pija para ser reconocida y aceptada en su club exclusivo. Tampoco es suficiente tener mucho dinero o
ir a colegios privados, los públicos son demasiado ordinarios para ellas. Las interesadas deben saber que además hay que parecerse a Paris Hilton o a su prima Barbie.

Los vaqueros de marca, las camisetas estrechas y una discreta flor en el cabello pueden darte algunas pistas para identificar a estas jóvenes entre el ejército de adolescentes chilenos que ha quedado dividido en más de 70 tribus urbanas. Tienes que alejarte sobre todo de las 'pokemonas', las máximas enemigas de las rubias. Su estética es una mezcla entre los jóvenes protagonistas de la famosa serie de dibujos japoneses -como su propio nombre indica- y la oscuridad de los 'emo'. Los 'pokemones' usan maquillaje en exceso y se mueven cargados de piercings a ritmo de reggaeton. Pero tú no quieres formar parte de una tribu en la que puede entrar cualquiera, ¿verdad? Entonces, seguimos con las 'pelolais'.

Una 'reina', como se denominan a sí mismas las rubias de melena imposible, te explica claramente cómo va el tema de esta enemistad profunda e insalvable: "Las 'pelolais' sea como sea son regias, bonitas, femeninas y todos los hombres babean por ellas. A diferencia de las 'pokemonas', que cuando uno las ve en la calle de verdad me da vergüenza, es una mezcla entre hombre, con cabras chicas, ¿a qué hombre le gusta una mujer así?.... Bueno, cuando están necesitados, o cuando no les queda otra que quedarse con la más feita y desarreglada, ya que para estar con una 'pelolais' es bien difícil. Hay que ser guapo como el Ken (novio de Barbie), tener dinero para invitar y pasarla bien, y un auto genial, jejejeje! Musculoso y buen mozo... como dice el dicho cada oveja con su oveja". (Atención: Sólo me he permitido corregir algunas faltas de ortografía para que puedas entender el texto. Todo lo demás es de la joven 'reina').

Para que entiendas mejor el significado y el compromiso de ser una de las elegidas, incluyo un comentario extraído de 'Mundo Pelolais': "O sea... Nosotras somos delgadas, no obesas, lindas y naturales, y no cualquiera puede ser de las nuestras, hay que tener bastante dinero". Otra colega de tribu sentencia que "una 'pelolais NACE y NO se HACE'. (Las mayúsculas son de la adolescente, no son mías).

Leyendo esto, siento mucho comunicarte que si tuviste la mala suerte de nacer morena -algunas castañas claras pueden llegar a ser aceptadas bajo ciertas condiciones-, con el pelo rizado y no estás dispuesta a someterte a una estricta dieta para sacudir esos kilitos de más... lo tuyo no es ser 'pelolais'. Si de verdad te encanta esta tribu urbana, pero no cumples los requisitos: repito... ¡Lo tuyo no es ser 'pelolais'!

Es decir, podrás vestirte, peinarte y parecerte a una 'pelolais', pero debes entender que las 'clases' inferiores -así lo explica esta tribu- no serán reconocidas como tal dentro de su grupo. Para finalizar, y si después de leer todo esto aún quieres ser una 'pelo liso', no puedo evitar contarte que la aceptación exclusiva de los rubios, altos y guapos a mí me trae malos recuerdos históricos... ¿O será paranoia mía?"

Fuente: LUN

No hay comentarios.: